El cambio recién comienza

12 09 2009

Compañeras y compañeros docentes:

Queremos expresar nuestra satisfacción por la realización del acto eleccionario de ayer. Tanto la cantidad de listas como la cantidad de electores demuestran lo mucho que nos interesa el futuro de la institución.

El entusiasmo palpable en las diferentes sedes contrastó nítidamente con el espíritu antidemocrático de las elecciones anteriores, en las que solo unos pocos podían votar y ser electos. Ahora, al ampliarse la participación, se manifestó con claridad en las urnas una voluntad de cambio que había permanecido reprimida.

En este sentido, queremos también agradecer en forma especial a quienes nos votaron. Su apoyo nos permitió ganar en la sede Comodoro Rivadavia en los tres claustros en los que nos presentamos (profesores, auxiliares docentes y graduados).

Es importante resaltar que incluso obtuvimos votos en las otras sedes, pese a que solo llevábamos candidatos de esta.

Alcanzamos dos cargos en el Consejo Directivo: uno en el claustro de profesores y otro en el claustro de auxiliares docentes. El resultado logrado supera las expectativas más optimistas, si se tiene en cuenta que creamos nuestra agrupación hace menos de 3 meses y que no tuvimos tiempo de viajar a las otras sedes para presentar nuestras propuestas ni nuestros candidatos.

En este escenario, el resultado de la sede Comodoro Rivadavia se vuelve altamente significativo porque aquí los electores conocían personalmente a los candidatos locales de todas las listas y, luego de la comparación, expresaron su preferencia por los nuestros. Esto nos enorgullece y nos anima a seguir adelante.

Reafirmamos nuestro compromiso de renovar las prácticas políticas de la Facultad, favoreciendo el diálogo, la búsqueda de consensos, la planificación racional de las acciones, los vínculos con la comunidad, la revalorización de la producción científica, el apoyo a la formación permanente, la equidad en la asignación de recursos y la transparencia en la gestión.

Sabemos que no estamos solos.

El cambio recién comienza.

NUEVO ESPACIO
nuevoespacio.fhcs@yahoo.com.ar





Resultados de las elecciones (provisorios)

12 09 2009

resultados





Nuestros candidatos

3 09 2009

Estos son los candidatos de Nuevo Espacio para las elecciones de los cluastros Profesores, Auxiliares Docentes y Graduados de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la UNPSJB (elecciones del 9 de setiembre de 2009):
logo_nuevo_espacio_rojo

PROFESORES

AUXILIARES DOCENTES

GRADUADOS

Consejo Directivo

Titulares:

  1. Sebastián Sayago
  2. Silvia Coicaud
  3. Luis Sandoval
  4. Sebastián Barros

Suplentes:

  1. Lucrecia Falón
  2. Brígida Baeza
  3. Adrián Ñancufil
  4. Kira Rakela
Consejo Directivo

Titulares:

  1. Viviana Gualdoni
  2. Silvia Araújo
  3. Irma Kundt

Suplentes:

  1. Susana Romero
  2. Brenda Melián
  3. Daniel Aramburu
Consejo Directivo

Titular:

– Ana Celia Chiapello

Suplente:

– Adriana Albarracín

Consejo Superior

Titulares:

  1. Fernando Becerra Artieda
  2. Raúl Muriete

Suplentes:

  1. Luciana Mellado
  2. Marta Bianchi
Consejo Superior

Titular:

– Cristina Villata

Suplente:

– Vanina Perera





Bases para un cambio positivo

3 09 2009

En los últimos 15 años, la combinación entre un número exiguo de docentes concursados y la proscripción de los interinos de la ciudadanía universitaria, restaron legitimidad democrática a las sucesivas gestiones de decanato y Consejo Académico (ahora Directivo). La reforma del Estatuto de la UNPSJB ha abierto una posibilidad de participación amplia de los docentes, tanto profesores como auxiliares. Por supuesto, sabemos que la realidad institucional no se transforma meramente por una modificación reglamentaria, pero también entendemos que estamos ante una oportunidad inédita: la de construir, mediante un consenso amplio basado en una también amplia legitimidad democrática, un proyecto de Facultad que oriente las decisiones de corto, mediano y largo plazo.

logo_nuevo_espacio_rojo

Nuevo Espacio es una expresión de esta oportunidad. Quienes lo integramos no somos “nuevos” en nuestro trabajo y compromiso institucional: es nueva la posibilidad de participar e incidir decisivamente en el rumbo de una Facultad que nos tuvo como alumnos a muchos de quienes integramos esta lista; una Facultad que muchas veces nos dolió, porque la queremos y nos identificamos con su destino.

Ejes de la nueva etapa

  • Nuestras acciones tendrán como punto de referencia los siguientes ejes:
  • Transparencia: circulación pública de la información institucional, incluyendo la información financiera y de ejecución presupuestaria.
  • Participación: implementación de mecanismos que hagan efectiva la convocatoria amplia a docentes, alumnos y no docentes, la deliberación y la formación de consensos.
  • Regionalización: fortalecimiento de la comunicación entre las sedes, fortalecimiento también de una identidad de Facultad que parta del respeto a las particularidades de cada comunidad local.
  • Revitalización de las instancias de participación de base (Consejos Departamentales)
  • Reforma académica y curricular: carreras que profundicen su calidad académica y su capacidad de respuesta a las necesidades de las comunidades de la región.
  • Respeto de los derechos laborales de los trabajadores docentes y no docentes.
  • Inclusión en redes académicas nacionales e internacionales.
  • Articulación con los planes de desarrollo provinciales y regionales.
  • Desarrollo de instancias de perfeccionamiento y apoyo a los profesionales de las ciencias sociales que actúan en nuestras comunidades.
  • Creación o mejora de las oportunidades de formación para todos los agentes universitarios
  • Crecimiento, tanto cuantitativo como cualitativo, de la capacidad de producción de conocimiento científico socialmente relevante: fortalecimiento de los grupos y equipos de investigación

Algunas de nuestras propuestas

A continuación mencionamos algunas de nuestras propuestas de acción. Este listado pretende servir como marco de referencia el proyecto de trabajo que hemos elaborado.

Gestión institucional

  • Rediseñar del sitio web de la Facultad para que brinde servicios informativos (actividades, becas, información administrativa, etc.) y publicar allí la totalidad de actos de gobierno (resoluciones, convenios, donaciones, etc.) y de la ejecución presupuestaria.
  • Formalizar los procedimientos y caminos críticos que eviten la discrecionalidad.
  • Avanzar en la descentralización política y administrativa de la institución.
  • Fortalecer el rol institucional de los Consejos Departamentales, mediante reuniones periódicas entre las autoridades de la Facultad y los representantes de las carreras.
  • Proponer una reforma del Estatuto de la Universidad con el fin de establecer la elección directa de todas las autoridades.
  • Luchar por mayor presupuesto para la institución.

Asuntos académicos

  • Continuar con el proceso de reforma de planes de estudio con la participación activa de los Departamentos.
  • Iniciar un análisis amplio para la apertura de nuevas carreras.
  • Abrir el debate para la elaboración de un proyecto de carrera académica.
  • Crear una unidad permanente de análisis de procesos curriculares (que incluya consultas a los egresados)
  • Organizar un curso preuniversitario con el fin de brindar a los alumnos herramientas eficaces para el inicio de sus estudios superiores.
  • Iniciar acciones para la digitalización del material bibliográfico, apuntando a que los alumnos con capacidades diferentes tengan un acceso más amplio que el que actualmente tienen.

Investigación

  • Promover el intercambio de docentes-investigadores entre las sedes con la realización de un coloquio periódico en el que se expongan los trabajos de investigación y experiencias docentes en desarrollo.
  • Conformar redes de investigación y vinculaciones con organismos como CONICET y demás instituciones y fundaciones que brinden apoyo y subsidio a la producción en investigación.
  • Gestionar asociaciones con estados provinciales y municipales para el lanzamiento de líneas de investigación orientadas.
  • Crear las condiciones apropiadas para la formación de recursos jóvenes, promoviendo pasantías en proyectos de investigación, fomentando la presentación a becas nacionales, incentivando la dedicación a la investigación como proyecto de vida académica.

Posgrado

  • Abrir una maestría en ciencias sociales (a partir de un proyecto intersede que ya está en marcha).
  • Realizar un relevamiento de la planta docente con el fin de elaborar diferentes propuestas de posgrado.
  • Avanzar en la implementación de un sistema de educación a distancia actualizado y efectivo.
  • Implementar becas de posgrado con parte de los fondos asignados a la Facultad para investigación.

Extensión y Comunicación

  • Promover el acercamiento y vinculación entre la Facultad y la comunidad, y al mismo tiempo procurar la generación y puesta en marcha de la política comunicacional, interna y externa, de la Facultad de Ciencias Sociales.
  • Crear un Centro de Formación Docente Permanente, con el fin de organizar propuestas de formación destinadas a docentes del resto de los niveles del sistema educativo.
  • Implementar planes de formación permanente para docentes y graduados de las diferentes disciplinas; tanto presencial como a distancia. Promover el desarrollo de pasantías laborales para los futuros profesionales de la institución.
  • Desarrollar estrategias de divulgación que incluyan el acompañamiento de los equipos de investigación comprometidos con la difusión de conocimientos.
  • Crear una unidad de Apuntes, con el fin de publicar de manera económica y sencilla el material bibliográfico de las cátedras.

La elección del decano y del vicedecano

Como sabemos, la elección del decano y del vicedecano (así como la del rector y vicerrector) es indirecta. Esto es, se eligen, primero, los integrantes del Consejo Directivo y, luego, estos eligen a las nuevas autoridades. De este modo, puede darse el caso de que los candidatos a consejeros directivos asuman su cargo sin que sus electores sepan con certeza a qué candidatos a decano y vicedecano apoyarán, y de hecho esto ha sucedido numerosas veces

Nosotros estamos convencidos de que esta información no es un detalle menor, sino que es un derecho de los votantes conocer las propuestas generales, tanto respecto a ideas y compromisos ideológicos, como a las personas que apoyarán para encabezar la gestión. Este derecho se vuelve aún más evidente por el carácter indirecto de la elección de los representantes máximos de la facultad.

Entonces, con el fin de favorecer la transparencia en el proceso eleccionario, es fundamental que cada lista exprese públicamente, antes del 9 de septiembre, cuál es el nombre de su candidato a decano.

Nuestro candidato a decano

Nuevo Espacio propone como candidato a decano a Luis Sandoval, profesor titular de la sede Comodoro Rivadavia. Luis es licenciado en Comunicación Social, graduado de nuestra Facultad. Ha sido Director del Departamento de Comunicación Social y posee una larga trayectoria tanto académica como en la administración gubernamental. Quienes deseen encontrar un acercamiento a su trabajo y pensamiento, pueden consultar algunos proyectos que ha animado, entre ellos el portal de comunicación y sociología de la cultura Nombre Falso (http://www.nombrefalso.com.ar) y su propio blog de política y comunicación, El gato y el felpudo (http://gatoyfelpudo.wordpress.com).

Si bien consideramos una información básica el nombre del compañero que postulamos como decano de la Facultad, también resulta claro que Nuevo Espacio no es el proyecto de uno solo: existe un conjunto de docentes de trayectorias y conductas sólidas, que a partir de su trabajo en las cátedras y proyectos de investigación son animadores centrales de la vida académica de nuestra Facultad. Algunos de estos docentes integran nuestras listas de candidatos, otros forman parte de este espacio académico y político que -por más de una razón- no dudamos en llamar Nuevo.

¿Por qué las listas de Nuevo Espacio están conformadas sólo por docentes y graduados de la sede Comodoro Rivadavia?

Nuevo Espacio es una agrupación política con una clara vocación regional. No entendemos a la Facultad como una liga de feudos, sino como la articulación de particularidades locales y disciplinarias en una identidad superadora: la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales. Desde el comienzo, nuestra intención ha sido la conformación de un espacio plural, donde tengan cabida todas las sedes. Sin embargo, la realidad dificultó que concretemos, por ahora, ese proyecto: las coincidencias y los lazos de trabajo, respeto académico y -en más de un caso- amistad, no fueron suficientes para contrapesar una pesada inercia que -desde nuestro punto de vista- tenderá a fortalecer las limitaciones y los vicios de una etapa debe ser superada.

No pudo ser esta vez en la conformación de las listas de candidatos, pero un repaso por los nombres de nuestras boletas deja claro que es en Nuevo Espacio donde se encuentran los docentes que vienen trabajando efectivamente por la integración entre las sedes, en proyectos de investigación y posgrado, y en los sueños compartidos.

El 9 de septiembre comienza el cambio

Sabemos que los cambios políticos no se reducen solo a cuestiones electorales. Sin embargo, es innegable que el sistema eleccionario permite evaluar la legitimidad de los actores y de los proyectos en juego.

Es por esta razón que necesitamos contar con su apoyo. El cambio que proponemos solo será posible si ustedes manifiestan su acuerdo y nos animan a seguir adelante.

La política es también comunión de voluntades.

NUEVO ESPACIO

nuevoespacio.fhcs@yahoo.com.ar

https://nuevoespacio2009.wordpress.com





Carta Abierta a los docentes de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales

24 06 2009

Compañeros docentes:

Como sabemos, en el 2009 la Facultad atravesará un nuevo proceso eleccionario en el que se decidirá quién integrará el gobierno y cuál será el perfil político-académico de la institución durante los próximos cuatro años.

En esta ocasión, las elecciones presentan una particularidad. Todos los docentes, ya seamos ordinarios o interinos (con al menos 4 años de antigüedad), profesores o auxiliares docentes, tendremos la oportunidad de elegir y de ser electos. Sin duda, es una instancia histórica, ya que durante mucho tiempo gran parte del claustro docente, al no haber tenido la oportunidad de concursar, se vio excluida de esta práctica democrática elemental: elegir a quiénes nos gobiernan.

Quienes firmamos esta Carta, desde hace tiempo observamos con preocupación el estado de la Facultad. De distintos modos, hemos planteado nuestras críticas y sugerencias. Algunos hemos asumido eventualmente algún cargo de relevancia política en la institución y otros hemos visto relegadas nuestras posibilidades de participación al haber sido condenados al interinato. El hecho de que se abra el juego eleccionario nos impulsa a todos ahora a asumir un mayor protagonismo, dando el paso hacia la construcción de una alternativa político-académica superadora de las propuestas que han existido hasta el momento.

Como sabemos, durante los últimos quince años, la política de la Facultad ha sido cosa de nueve o diez nombres. De manera continua o alternada, estas personas son responsables de las decisiones que nos llevaron a la situación en la que nos encontramos:

  • una Facultad sin discusiones académicas de fondo;
  • una Facultad con una errática política de investigación;
  • una Facultad con una secretaría de extensión funcionando por inercia;
  • una Facultad que no difunde públicamente cómo se gasta el dinero;
  • una Facultad en la que la asignación de cargos y dedicaciones es en muchos casos bastante inequitativa;
  • una Facultad en la que el concurso docente ha sido tradicionalmente utilizado como un instrumento de disciplinamiento político;
  • una Facultad que no apoya la formación académica de sus recursos;
  • una Facultad que resignó (casi con alivio) una de sus sedes.

Sin embargo, pese a todo, hay docentes con deseos de estudiar, de brindar sus conocimientos a los alumnos y de producir saberes socialmente útiles. Están dadas las condiciones, entonces, para cambiar el rumbo de la institución. Todos podemos ser partícipes activos de una transformación positiva. La Facultad puede ser un proyecto académico serio, racional y democrático. Vale la pena intentarlo.

Bases de un proyecto académico

Mediante la presente Carta hacemos una convocatoria amplia a todos los profesores y auxiliares de docencia que estén interesados en sumarse a esta iniciativa. Nuestra intención es elaborar una propuesta de desarrollo político-académico centrado en siete líneas de acción:

1) Política de gestión académica. La Facultad debe seguir un proyecto académico que defina metas institucionales a corto, a mediano y a largo plazo. No es posible que se continúe con la improvisación y con la falta de discusión abierta en torno a temas tan importantes como la apertura de carreras o la apertura y cierre de sedes. Hace falta un proyecto que defina un diagnóstico preciso de nuestra situación y que defina un modelo claro al que deberíamos apuntar.

Dentro de esta línea de acción, consideramos fundamental que se elabore y se ponga en ejercicio un reglamento claro de carrera académica, con el fin de que todos sepamos cuáles son las reglas de juego que determinan los requisitos para acceder a los diferentes cargos docentes. La ausencia de un instrumento como este favorece el amiguismo y el clientelismo político.

2) Política de posgrado. Teniendo en cuenta los avances en la conformación de la masa crítica de la Facultad y las posibilidades abiertas por los vínculos interinstitucionales, resulta incomprensible que los docentes todavía nos veamos obligados a recorrer cientos o miles de kilómetros, a alejarnos de nuestras familias y a destinar grandes sumas de dinero para acceder a una formación que la institución debería promover en el lugar. La realidad de nuestra facultad nos muestra que contamos con los recursos suficientes en número y capacidad para dictar una maestría, que para los docentes de la facultad debe ser accesible económicamente y que permitirá el mejoramiento consiguiente de la enseñanza de grado y la multiplicación de grupos y temas de investigación.

3) Política de investigación. La Facultad debe fijar objetivos a corto, mediano y largo plazo en lo relativo a la producción de conocimientos y a los modos como estos pueden ser transferidos a la comunidad. Para ello es necesario articular vías de comunicación entre las diferentes unidades ejecutoras, la apertura de instancias de debate entre investigadores, la creación de espacios de difusión de conocimientos y la puesta en circulación de información referida a becas, convenios y programas de financiamiento alternativo. La formación de nuevos recursos debe ser central para la Facultad. En este sentido, la política de investigación debe vincularse estrechamente con la formación de jóvenes en las cátedras y su inserción en los sistemas de investigación a nivel nacional. Se deben proveer las condiciones para que estos nuevos y nuevas investigadores compitan con mejores posibilidades en el sistema nacional de becas, promoviendo su incorporación al trabajo docente, insertándolos en proyectos de investigación y brindándoles espacios para publicar y presentar sus trabajos.

4) Política de comunicación y extensión. Es necesario se desarrollen de modo coherente, eficaz y sostenido estrategias de comunicación que instalen la presencia de la institución en la comunidad tanto en los medios de comunicación tradicionales, como en los alternativos. Debe alentarse la conformación de programas que tiendan a potenciar el alcance de las diferentes iniciativas de extensión. Para ello, debe contarse con lineamientos que definan áreas concretas de acción (por ejemplo: capacitación escolar, jóvenes en riesgo, conflictos sociales, dinámicas barriales, etc.) y que contribuyan a la creación de un canal de comunicación permanente entre la comunidad universitaria y la no universitaria.

5) Política de administración financiera. En concordancia con lo anterior, se impone la publicidad de la distribución presupuestaria de la Facultad. Además, la asignación de recursos económicos debe ir de la mano de acciones orientadas a la consolidación de una cultura académica de excelencia, lo que implica que se deben respetar criterios objetivos que tiendan a la equidad en la relación existente entre la función desempeñada y la retribución económica otorgada.

6) Política de gestión administrativa. Hay que revisar la estructura y la dinámica administrativa de la institución, con el fin de volverla más ágil y eficaz. Para lograrlo es indispensable contar con la participación activa del personal que cotidianamente y desde hace años se encarga de la gestión administrativa. Esto supone valorizar el trabajo administrativo y darle una centralidad que hasta ahora no tuvo, sometido a los vaivenes y caprichos de las administraciones de turno.

7) Integración regional. Hasta ahora, la Facultad ha estado más o menos fragmentada. La relación entre las sedes no estuvo basada en la confianza y la sinergia, sino en el recelo y la competencia. Esta situación, por supuesto, benefició a quienes quisieron oficiar de representantes de los respectivos intereses locales, pero perjudicó enormemente a la institución. Es preciso fomentar un diálogo fluido y franco entre las sedes. Más allá de las gestiones de turno, las historias, el esfuerzo y el compromiso de sus docentes son muy parecidos. Es en este tejido de prácticas cotidianas donde está la base para la construcción de la universidad regional a la que aspiramos.

Quedan así enunciadas las metas que nos propusimos y también los valores que nos impulsan a una participación política que privilegie decididamente lo académico.

Queremos insertar la Facultad en el contexto universitario internacional, queremos que nuestra institución sea motivo de orgullo y queremos que todos los que compartimos el deseo por el conocimiento sepamos que no estamos solos y que este territorio no nos es ajeno.

Quienes estén interesados en contactarse con nosotros pueden escribirnos a nuevoespacio.fhcs@yahoo.com.ar.

Saludos.

18 de junio de 2009